Rediseñando realidades; por Elides J. Rojas .@ejrl

Una de las habilidades más desarrolladas que tiene el chavismo, en todas sus instancias, es la capacidad para convertir derrotas en victorias, para rediseñar realidades y presentarlas como otra diferente, a cohesionarse en los peores momentos. En fin, a salir adelante, aun cuando el pronóstico sea de los peores.

Son, sin duda, habilidades aprendidas y muy bien ejecutadas. Muy a lo G2 cubano, muy a lo Castro, los verdaderos eternos y supremos de Cuba y ahora también de Venezuela. En la isla comunista, una de las sociedades más pobres y reprimidas del mundo, tienen más de 50 años peleando contra un gigante denominado el imperio. Ese monstruo sirve para todo. Los Castro justifican todas las desgracias del comunismo con bloqueo, sabotaje, invasiones, magnicidios. Siempre están en un plan de  emergencia para derrotar las zancadillas del Norte. Están toda la vida pidiendo limosnas y viviendo de la caridad de terceros, pero son dignos. Los más dignos del mundo. Esa palabra es parte importante del discurso del socialismo fracasado y de cualquier dictadura de izquierda que se precie de tal. La dignidad. La dignidad revolucionaria, por ejemplo.

Cuando los soviéticos entraron en nueva época y abandonaron el comunismo también dejaron con la guayabera afuera a las colonias satélites como Cuba. Cuba comía y bebía gracias a la URSS. Los Castro entregaron su país a cambio de comida y sabiduría para mantenerse en el poder eternamente y reprimir como manda el diablo. Pero vino lo peor. Se presentó un período de emergencia que los Castro plantearon para superar el sabotaje gringo. Nunca admitieron la ineficiencia del estilo de vida castrocomunista y mucho menos el fracaso acumulado en décadas. Ahora, en medio del hambre bilateral cubano venezolana, se pliegan a las exigencias de EEUU y comienzan abrir la cárcel de a poquito y a dejar que los cubanos coman mejor y, los más afortunados, hasta pueden viajar. Un triunfo sin duda del comunismo. Cuba, rumbo al desarrollo, gracias a los Castro.

Y como Venezuela, ya no es colonia del imperio, sino de los Castro, es casi una copia al carbón. Desde su economía centralista hasta la visión represiva de la autoridad, desde el hambre distribuida con justicia social entre la población, hasta el manejo absoluto de todos los hilos del Estado. Y, como es natural, todas las mañas aprendidas y bien desarrolladas.

Así tenemos que el chavismo fue el que llamó al diálogo, es la MUD la que sabotea los acuerdos. Es el chavismo el que quiere ir a elecciones, es la MUD la que tiene miedo a medirse. El chavismo deja entrar la ayuda humanitaria, pero la MUD y sus aliados de la banca internacional bloquean el ingreso de medicamentos a Venezuela. El chavismo es mayoría, mientras que la MUD sigue siendo la representante de los escuálidos. La anterior Asamblea Nacional totalmente chavista trabajó hasta el cansancio haciendo leyes para beneficios de los pobres, aunque estuvo la mayor parte del tiempo bajo cesión de poderes al presidente vía Ley Habilitante. No obstante, el Parlamento con mayoría de oposición es vago y solamente trabaja para obstruir las ejecutorias del gobierno en favor de los pobres.

Pura propaganda. Ahí el chavismo es realmente sabio. En lo demás, ya se sabe. O se sufre.

erojas@eluniversal.com

Twitter: @ejrl

El Universal
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s